Para que toda oficina o empresa funcione bien depende de varios factores. Uno de ellos, que es muy importante y en ocasiones poco valorado, es la limpieza del lugar. Mantener un lugar limpio promueve la productividad laboral y permite una mejor organización de los empleados.

Aquí te compartimos tres beneficios de mantener tu área de trabajo y la de tus empleados en perfectas condiciones.

MÁS PRODUCTIVIDAD. Cuando tu empresa está limpia y ordenada los empleados trabajan más y mejor, pues ¿cómo podría alguien realizar bien sus funciones en un lugar desordenado y sucio?

Está comprobando científicamente que la limpieza en el ambiente laboral es un factor clave en la salud mental y física de los trabajadores. El lugar agradable los mantiene activos y felices pues las sensaciones positivas del entorno repercuten en el comportamiento de las personas.

DISMINUCIÓN DE AUSENTISMO. ¿Sabía que un escritorio sucio o no aseado puede tener 400 veces más bacterias que un inodoro? Así lo menciona una investigación de la Universidad de Arizona.

Cuando un lugar de trabajo no recibe la limpieza correcta empieza a ser el hogar de bacterias que pueden mantenerse hasta 72 horas, lo que pone en riesgo la salud de los empleados y generarles enfermedades, lo que en algún momento será motivo de ausencia por motivos de salud.

MENOS ACCIDENTES. Muchas empresas de limpieza se encargan del acomodo de gran parte de los objetos que pueden provocar un accidente laboral: sillas rotas, escritorios mal colocados, alambres suelos, etc.

Sin embargo, existen otros factores que involucran al equipo de trabajo y que el personal de limpieza no puede mover, por ejemplo: papeles suelos que ocultan objetos punteagudos sobre el escritorio, cajas con papel, carpetas en mal estado, etc. Esto puede generar un daño en el cuerpo de los empleados y, en este caso, depende de ellos el tomar conciencia de mantener su lugar en orden.